MI CIUDAD

ALMERIA:
Almeria fue y sera el principio y el fin de mi vida, no cambiaria almeria por ninguna ciudad, por su su verano en la playa y su invierno en la sierra en el fuego de una chimenea caliente, su otoño de brisa fresca y su primavera que florece mas que en el campo en el corazon de su gente.
Amo y amare siempre mi tierra y este escrito se lo dedico a ella por darme lo mas preciado que un ser puede tener, familia, amigos, una vida por delante con la mirada perdida en el mediterraneo, un mar de sueños por cumplir.

sábado, 25 de septiembre de 2010

El destino de un amigo le deparo la magia y el amor de una tierra...almeria.

Jairo mas que un seguidor de mi blog, ya se ha convertido en un amigo que tuve el placer de conocer en la feria hace unas semanas. Fue gracias a el por el cual me meti en el concurso de 20 minutos y por el cual mi blog ha crecido de manera considerable de tener 3 seguidores a tener 22 en la actualidad.
Tiene un blog de deportes el cual invito a todos a que veais porque se lo curra un monton y siempre esta actualizado con las ultimas noticias deportivas

http://losmundosdejairo.blogspot.com/

Ademas de ser un amigo es novio de una amiga de la infancia, asi que jairo tenia todos las papeletas para escribir en mi blog y asi lo hizo, pues este es jairo y esta es su historia:


"Uno nunca sabe lo que le puede deparar el destino, a mi me deparo el poder conocer una nueva tierra, una nueva forma de vida y unos nuevos amigos.
Yo en el norte era feliz porque voy a engañaros, tenía mis amigos de toda la vida, mi pareja, mi familia.

Pero curiosidades del destino no tenía el trabajo que soñé, y es que cuando afrontas la vida laboral no sabes lo que te puede deparar. Puedes tener infinidad de sin sabores, dicen que uno nunca es profeta en su tierra, y lo que a la postre parece una chorrada, cuando lo vives en tus carnes cambias de opinión, yo no pude serlo.
Y no es que fracasase por mí, si no que la gente que me vio crecer, no creyó en mí, en mis posibilidades, ni en mis horas de trabajo.
Para un ingeniero agrícola recién salido de la carrera, fue un golpe duro, hasta que uno de mis compañeros sabiendo mi desesperación me puso en la mesa una suculenta oferta.

Cogernos el coche e ir a una entrevista de trabajo en las tierras almerienses, comenzaba una nueva aventura. Ese mes de abril me subía al coche lleno de lagrimas, dejando atrás mi tierra, a mis hermanos y a mis padres para acabar en una tierra desconocida, el mar de plástico algo que como buen agrícola, me imaginaba como una tierra infértil de sol e invernaderos.

Cuantas veces nos hemos hecho una idea de una cosa, y al conocerla quedamos sorprendidos, nos pasa con los amigos y porque no nos va a pasar con un lugar.
Mucho perdí viniéndome a Almería, pero con el tiempo mucho más he ganado.
Decía Manolo Escobar ” Almería un inmenso coral es tu hermosa bahía”, dos años he disfrutado de sus playas hermosas de ese Cabo de Gata virgen, paraíso de aves, de playas cristalinas, de naturaleza viva, Monsul, Genoveses, ese playazo.
Mis días pasaban felices en mi invernadero con mis peones, un éxodo de razas que llegaron con esfuerzo de distintas partes del mundo, unas gentes de las cuales pude aprender que en la vida no todo es el dinero, que la felicidad te la dan pequeñas cosas, a los cuales respete y me respetaron y de los cuales me lleve más que un sentido cariño y una fidelidad ganada a base de sonrisas y convivencia. Preciosa lección la que me dio la vida en esta experiencia.

De Almería me llevo Olula, Velefique, el desierto de tabernas, retamar y las cuatro calles.
La feria llena de color y el calor de su gente. Una nueva vida tras renacer de mis cenizas y volver a sonreír.
Pero cuando amas tanto a un sitio puede llegar la separación, cosas del destino tuve que cambiar el invernadero por las Naranjas y Limones que mi empresa tenía en Murcia, y de nuevo hacer las maletas, de nuevo momento de despedidas.
Pero cuando crees que una tierra te lo ha dado todo, llega la sorpresa.
En el momento de la despedida, pude ver enfrente de mis ojos, algo que siempre tuve cerca.

Una de esas personas que siempre te alegran el corazón, que saben apoyarte en los momentos duros y que deseas con fuerza el poder compartir un camino a su lado.
Ese ha sido el mayor regalo que me ha dado esta tierra, mi compañera, mi confidente, mi vida.

Qué difícil es encontrar a alguien y que fácil se ve todo cuando disfrutas de esa compañía. Lo más grande de Almería lo llevo en mi corazón y en mi cabeza, mi Estefanía.

Cuando amas una tierra no sabes cómo pagar todo lo que te ha dado, solo puedes mostrar agradecimiento y saber que lo que has conseguido tiene difícil pago."


GRACIAS CRACK POR SER COMO ERES Y POR QUERER A NUESTRA TIERRA COMO SI FUERA TUYA.

6 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

Un placer el escribir por un día en tu blog pedro, que hermosa es tu tierra.
Nada crack que muchas gracias por todo.

Paula dijo...

Gracias a Pedro por darte el espacio y gracias a ti por compartir estas vivencias
Así es la vida (y no es un cliché), has retratado muy bien las altas y bajas y lo importante es que te quedas con las primeras.
Que la vida te siga sonriendo en Murcia, vas bien acompañado...
Un saludo, Paula

Anónimo dijo...

Es una gran alegria que dos personas tan grandes y tan importantes para mi hagan este intercambio.Pedro mi madre lee cada dia tu blog.... y tengo que decirte que le gusta mas el tuyo que el de Jairo.Me siento muy orgullosa que os hallais conocido, y que crezcan cada dia mas vuestros blogs, por que sois muy GRANDES.

Común dijo...

Hola!!!!

Dos grandes, para dos grandes blog, dejando su individualismo, para trabajar en conjunto, así que desde Argentina va mis más sinceros deseos de éxitos para los dos....

Un abrazo de oso.

Chary Serrano dijo...

Me ha gustado esta entrada, tanto que me he ido al blog de Jairo y también lo he votado en los 20blogs... pues fíjate, que cosas... una lleva a la otra.

Lo siento, pero tu categoría ya la tenia votada, pero me ha gustado mucho el blog.
¡¡Suerte!!

vengatriz dijo...

¡Eh, Pedro, Jairo, Estefi! (la chica no andará muy lejos) Me ha encantado y sorprendido la historia, a veces hay que echarle pantalones y alejarse de lo que uno conoce :)

Saludos de Silvia (sí, la del Azcona) que muchas veces lee, aunque no comente.